Regístrate gratis y accede todos los artículos y masterclass en vivo

Vuela alto sin miedos

Juan Velarde

En el vuelo, al igual que en la vida, es fundamental el entrenamiento y el trabajo en equipo, no solo referidos a los aspectos físicos, sino que también mentales. La gestión del miedo, del estrés y la concentración resultan fundamentales no solo en el aire, sino también con los pies en la tierra. 

Juan Velarde es un afortunado, pues comparte pasión y profesión. Por supuesto, no tiene vértigo a las alturas, pero tampoco a las exigencias de la competición, ni de la rutina. Actualmente, es comandante de Airbus 330 en vuelos de largo radio, y a lo largo de su carrera deportiva participó en el equipo nacional de vuelo acrobático, se proclamó campeón de España y compitió en la Red Bull Air Race, la Fórmula 1 del cielo. 

El vuelo acrobático es la máxima expresión de la técnica del vuelo, y se requiere, únicamente, de lo estrictamente necesario para evitar distracciones y hacer del avión un medio ligero. Por un lado, distinguimos la modalidad clásica, que al igual que en la antigua Grecia, busca la perfección geométrica. Por otro, el freestyle, que como en las batallas de gallos, se prioriza el ritmo y la originalidad. Y es que, como Velarde apunta en su Masterclass, dentro del circuito, es importante que el piloto fluya.

Además del vuelo acrobático, es preciso resaltar el vuelo de carrera, que como cualquier objetivo que te marcas, tiene un punto de inicio y una meta, pero requiere de precisión y te exige el máximo. La clave, el equilibrio, y el porqué de este, lo explica Velarde en Maestros del Deporte. 


“La clave del vuelo de carrera es el equilibrio”

Juan Velarde, capítulo 4

Y, cómo no, ambas variantes precisan de una táctica, una planificación adecuada y un análisis. No obstante, Velarde asegura, en su sesión, que no se debe pecar de sobreanalizar los datos, pues al igual que en la realidad, no debemos quedarnos enganchados en lo negativo, y debemos tratar de hacer de ese “run-run” algo efectivo. Y por ello, también es imprescindible conocerse, conocer las capacidades de uno mismo, y las de tus herramientas, en este caso, del avión.

En competición, el trabajo en equipo es de vital importancia, pues como en el día a día, y en el sistema competitivo en el que se desarrolla nuestra vida, el actualizarse es obligatorio, y hacerlo al lado de personas comprometidas, que te apoyan, comparten tus metas y te exigen, es fundamental. Y por esto, el vuelo no es un deporte individual. A pesar de ello, y como reafirma el piloto español, una de las cosas más difíciles es crearlo.

Sin duda, la vertiente psíquica es decisiva. La aparición del miedo, que te bloquea, contrarrestado con la seguridad, tanto del piloto como la del equipo, como la gestión de las situaciones límites, a través de diversas secuencias de acciones, sobre las que profundizará en la Masterclass. La concentración, con el fin de focalizar el interés en lo verdaderamente importante y evitar, así, cualquier distracción que, a una velocidad de casi 400km/h, podría resultar determinante. Y en este estado, Juan Velarde confirma que la respiración desempeña un rol fundamental. Y, por último, la ansiedad y el estrés, generados por la tensión de la competición, que da lugar a diversos pensamientos negativos que deben desaparecer pronto, para no tirar la toalla y hundirse.


“Ante la aparición del miedo, y para focalizar el interés en lo verdaderamente importante, la respiración es fundamental”

Juan Velarde, capítulo 8

En definitiva, sea cual sea la disciplina que se realice, sea cual sea el escenario, como protagonista, tú, debes de labrar el camino, trabajar, ser constante y en ciertas ocasiones, también, dejarte llevar, volar alto, sin límites. 

Artículos Relacionados
Cargando ....