Regístrate gratis y accede todos los artículos y masterclass en vivo

El arte de seducir

Luis Tejedor

No importa si lo que buscas es una pareja, convencer a tu equipo de algo o llegar a un acuerdo con una empresa. Todo lo que debes saber sobre seducción está en la Masterclass de Luis Tejedor. Y como no todo el mundo nace con este don de seducir, la Masterclass te formará en el arte de conocerse a uno mismo y comunicar de manera eficiente. Si quieres conocer cómo mejorar este aspecto, y los trucos para seducir a una persona, necesitas entrar en la Masterclass y poner en práctica los consejos de nuestro mentor, que son muchos.

Luis Tejedor es psicólogo y sexólogo clínico. Su misión consiste en hacer que la gente se gusta más, para así, gustar al resto. La música ha formado parte de su vida, ha sido una compañera de viaje, pero en 2011, al crear Egolandseducción, encaminó su rumbo. Es la persona con más experiencia enseñando habilidades sociales aplicadas a la seducción de habla hispana. Además, ha escrito varios libros sobre el proceso de seducción, en el que para él, hay tres características necesarias, las tres C

El amor, sin duda alguna, es un misterio. Pero, como cualquier relación social, atiende a las tres C: carisma, conmover y convencer. 

El carisma es el resultado de dejar fluir el cúmulo de autenticidades que tenemos cada uno. Mostrando carisma, vendrás o seducirás más, por lo que no solo es importante en el amor, sino en cualquier ámbito. Sin embargo, el carisma no nos enseña auto observarnos, y en ocasiones, no somos valientes, e intentamos encajar en un grupo, por lo que difícilmente se va a poder explorar nuestras cualidades. El camino hacia el carisma, según Luis tejedor, está marcado por la asertividad, la capacidad de expresar de manera adecuada tus emociones frente al resto; la empatía, es decir, ponerse en la piel de la otra persona; explorar y atreverse, tomar caminos que otros no toman, buscar alternativas, atreverse; resiliencia, la clave, la capacidad de levantarse ante las adversidades; y, por último, reírse de tus propias debilidades, a partit de lo que conseguirás ser invulnerable ante el resto 


Si muestras tu carisma, si sabes identificar qué te hace único, venderás y seducirás más


El ser humano es sensible ante las emociones, y aquí entra la importancia del conmover. Los sentimientos nos acercan o separan tanto de personas como de objetivos. Y en este proceso, has de ser consciente de la importancia de las emociones. La emoción es un elemento fundamental, no solo en las relaciones de amor, sino por ejemplo ante la motivación de un grupo de trabajo o un equipo de fútbol. La empatía, saber cómo se siente el resto, también juega un papel importante. Pero no es tan sencillo, sino que también hay que aprender a comunicar estas emociones concretas y asegurarse de que la otra persona está captando tu intención


Si expresas adecuadamente tus emociones, te estarás asegurando un discurso idóneo


La seducción es el arte de proponer lo que todavía no se da, y no todo el mundo tiene la capacidad de convencer, de persuadir, de negociar. En la Masterclas, el experto ofrece varias claves para argumentar, entre ellas destaca ofrecer soluciones ante un problema, evitar que una de las partes se sienta inferior y controlar el tono. Por otro lado, la persuasión es el arte de ordenar las palabras, para que resulten más eficientes. Por tanto, en la seducción esta supondría la presentación del mensaje de forma que se entienda lo que tú quieres resaltar y desviar el foco hacia aquellas cosas que te interesan realmente. Y, en el proceso de convencer, nos topamos con la negociación. Cierto es que a nadie le gusta perder o quedarse sin argumentos, pero la seducción has de ceder en temas menos importantes para que el otro tenga la sensación de haber conseguido algo. 


Ser muy aplastante en nuestras convicciones es contraproducente


Los seres humanos tenemos la necesidad de relacionarnos, pues somos seres sexuales y emocionales. De hecho, gran parte de nuestra felicidad depende de las relaciones.

La felicidad llega cuando tu ideal sobre ti se asemeja a tus deseos. Pero el proceso de establecer relaciones, no es sencillo e implica: autoconocimiento, comunicación, bilateralidad y fluctuación. Luis tejedor propone tres cables de atracción, que son invisibles, pero tremendamente determinantes: sexual, emocional y racional. Cada uno de ellos es independiente y varía en función de cómo te comunicas y de cómo eres percibido. 
El cable emocional depende de tu capacidad para generar emociones. A ello has de dominar ciertas emociones, como la confianza, pues difícilmente pedirán que si si no transmites confianza; la curiosidad, contraria a la confianza; la diversión, porque si la seducción es un juego, esta ha de estar asegurada; la fluctuación, pues si buscas atención, debes conseguir que la otra persona se cuestione su capacidad para satisfacerte; y, la sensación de libertad, conseguir que la otra persona se sienta libre para expresar sus sentimientos con sinceridad.


Para generar confianza debes confiar, primeramente, en ti 


Cuando conoces a una persona, lo primero que te fijas es en el físico. Luis tejedor propone no establecer una perspectiva fija respecto a que todo el mundo le gusta lo mismo pues, lo que te gusta en un momento, no tiene por qué gustarte siempre. La función del cable sexual será generar expectativas de calidad de sexo, pero estas expectativas no pueden hacerse con mensajes implícitos explícitos, sino que existen diferentes vías: comunicar cómo eres en la cama y conseguir que la otra persona se sienta deseada. 

El tiempo es la línea continua en que las personas hacen planes, y el cable racional consistirá en componer los métodos de convencer y proponer para dificultar el NO y facilitar el SÍ. Que, aparte de tus cualidades y tu personalidad, también eres tu parte material y tu parte racional. Por ello, evita los aspectos que generan disonancia, como los planes de vida extremos o la mala relación con tu entorno


Debes asumir con naturalidad que tu atractivo se compone de los tres cables


Y por último, en la Masterclass, Luis Tejedor profundiza en el desarrollo terapéutico sexual, en el que propone analizar tus atractivos sexuales e ir soltándose poco a poco en la intimidad; el desarrollo terapéutico emocional, en el que aparecen problemas que debemos evitar como el intentar anular nuestra personalidad o hipotetizar lo que sentirás con una persona por heridas del pasado; y, el desarrollo terapéutico racional, en el que recomienda no confundir la honestidad con sincericidio e intentar ser más flexible con tus palabras.

Artículos Relacionados
Cargando ....