Regístrate gratis y accede todos los artículos y masterclass en vivo

Pretemporada en Qatar (Oriente Medio).

¿Qué efectos tienen el calor y la humedad extremos en el día a día de un equipo de fútbol? ¿Qué cambios fisiológicos hay en el jugador y cuáles son las limitaciones para diseñar el entrenamiento? Las respuestas en este temática van a depender mucho, principalmente, del contexto habitual de los jugadores y de si hablamos de exposiciones puntuales o continuadas

Limitaciones de la actividad física en calor. 

Uno de los índices para establecer niveles de riesgo en la exposición al calor  es el WBGT (wet bulb globe temperature), usado por diferentes entidades en varias disciplinas depoertivas. El WBGT es un índice que integra diferentes variables atmosféricas: temperatura, humedad, radiación solar o viento. Normalmente, para ámbitos deportivos las tablas que se publican extraen el índice con la combinación de calor y humedad . FIFA estableció el para el mundial de Brasil 2014 el descanso para hidratación fijando el valor WBGT en 32,8ºC (Hosokawa, 2019) lo quepuede alcanzarse bien con temperaturas medias y un alto porcentaje de humedad (28ºC – 85%H) o por el contrario con altas temperaturas e índices de humedad bajos  (44ºC-10%H) (ver figura 1).

Figura 1. Extraída de Grantham (2010).                         Figura 2. Extraída de Grantham (2010).      
              Temperatura WGBT estimada teniendo                                    Recomendaciones y guía del ACSM para           
                en cuenta temperatura y humedad.                                           jugadores aclimatados.

Cuando planteas una pretemporada en países como Qatar, ocurre que las condiciones que implican alerta en muchos países son el día a día durante 5 a 6 meses (mayo a octubre). Esto será un reto ya que tenemos que mantener los niveles de salud (sobre todo cuando los jugadores no están acostumbrados a este clima) a la vez que vamos buscando la mejora de la condición física y el rendimiento de los jugadores. Además dichas coneiciones se dan precisamente tras el periodo de transición/vacaciones y cuando los jugadores están más desadaptados al esfuerzo de alta intensidad.

Exposición aguda vs exposición continuada.

En la exposición aguda al calor se unen el estrés provocado por el ejercicio y un estrés extra sobre el sistema cardiovascular y sobre los mecanismos de sudoración debido a las condiciones climáticas (Nielsen, 1998). Racinais (2019) describe los efectos de este tipo de exposición:

  • Disminución de la capacidad aeróbica por ajuste cardiovascular: Incremento de la FC, disminución del VS lleva al descenso rendimiento cardíaco.
  • Alteraciones en el metabolismo muscular.
  • Perturbaciones en el sistema nervioso central 
  • Descenso impulsos neuronales al músculo.
  • Incremento del discomfort térmico que puede afectar a la función cognitiva.
  • Pérdida de agua y electrolitos por exceso de sudoración (sudoración rápida, menos absorción de sodio). 

Uno de nuestro jugadores lo resumió en pocas palabras. Teníamos el primer partido amistoso en Qatar tras llegar de 20 días de entrenamiento en el norte de España. Eran las 19:00h, y teníamos 35ºC y 75%H (37º WBGT). En el descanso le pregunté cómo estaba a uno de los jugdores extranjeros (internacional con su selección) y resumió sus sensaciones diciendo: “no puedo, no puedo encadenar dos esfuerzos seguidos, como suba a atacar no bajo a defender, no puedo respirar, no recupero”. Hacía mucho hincapié en la falta de capacidad para repetir esfuerzos.

En una pretemporada en Qatar o países de la zona, esto puede tener sobre todo impacto al inicio en jugadores extranjeros recién llegados al país, sin experiencia en este tipo de climas. O como es en este caso, tras venir de un periodo largo en condiciones ambientales más favorables.

Quitar el escudo y la cara del jugado de amarilla de la foto izquierda. Partido de liga a inicios del mes de Octubre (33ºC y 75%H al inicio del partido: 18:30h).

Individual y grupal a temperaturas y porcentajes de humedad medios-bajos, pero sí mejorando la sensación de fatiga o la capacidad de repetir esfuerzos. Algunos autores describen las mejoras a nivel fisiológico en:

  • Mecanismos de enfriamiento del cuerpo por adaptaciones cardiovasculares (mejora del rendimiento cardíaco).
  • Respuesta de la sudoración (a los 4 días): comenzaremos a sudar antes, a temperaturas centrales más bajas.
  • Adaptaciones del metabolismo muscular, mejoras del metabolismo.
  • Mejora de la la tolerancia térmica.

(Song, 2020; Racinais; 2019)

La literatura en inglés denomina Acclimatization a la adaptación por exposición a medios naturales y la diferencian de Acclimation, que sería la adaptación gracias la exposición a medios artificiales de calor.

Plan de entrenamiento.

A la hora de planificar un periodo de entrenamiento en condiciones climáticas calurosas con jugadores no adaptados(preparación para un torneo en un país extrajero, por ejemplo) y donde hay poco tiempo hasta empezar a competir podemos tener en cuenta varios puntos: 

  1. La aclimatación comienza de forma inmediata desde el día 1 de exposición al calor (Racianais, 2019) y ocurre de forma casi completa a los 7-10 días de exposición tanto en ambientes de calor seco o húmedo, con aproximadamente el 66-75% de los ajustes fisiológicos y mejoras en el rendimiento producidos a los 4-6 días (Grantham, 2010). 
  2. No todos los jugadores van a responder igual, sobre todo en las primeras sesiones puede haber grandes diferencias y debemos estar atentos a ellas.
  3. Song (2020) recomienda un entrenamiento a 5-10º por encima de la temperatura de competición pero sin superar los 40º.
  4. La desadaptación puede darse completamente, y dependiendo del individuo, entre 1 y 3 semanas tras el cese de la exposición al calor (Racianais, 2019; Song, 2020). Este dato será últi si pensamos realizar entrenamiento en calor para conseguir mejoras de cara a competir en un clima fresco (otro debate sería si esas ganancias son realmente relevantes o si conviene enrtenar en calor para competir en “frío”).

¿Todo esto qué relevancia tiene en oriente medio? 

Si entrenas en un equipo de la zona, la situación cambia. En mi caso, la experiencia que tengo es con equipos y jugadores que viven en esas condiciones extremas, acostumbrados a ese clima. Otro punto importante es que no hay déficit de tiempo, ya que tienes pretemporadas largas y no hay “prisa” por que el jugador alcanze valores óptimos de rendimiento.

En las diferentes pretemporadas que he realizado en Qatar, la principal modificación/limitación que proponía era realizar entrenamientos de una baja duración total. Intentar buscar que las tareas tengan la mayor intensidad posible hasta final de la sesión mediante la reducción del tiempo total de exposición y más pausas (muy breves) de hidratación. Una opción es ralizar las activaciones en el gimnasio o en salas indoor de forma que al salir al campo podamos iniciar (casi) directamente las tareas principales de la sesión. Esto lo llevamos a cabo durante partidos oficiales también, realizando activaciones de 5-8 minutos dentro del vestuario o gimnasio y haciendo un calentamiento en campo entre 10-12 minutos.

Aunque fue una estrategia algo más novedosa, fue bien acogido por los jugadores y el staff en general, si bien hubo dos excepciones de jugadores que pidieron alargar un poco más el tiempo en exterior, lo que pudo organizarse sin problema. Al final, lo más importante será que el jugador sienta que está preparado para competir y no imponer lo que nosotros creamos que es mejor para ellos (dentro de una límites). Cabe mencionar que este tipo de activación/calentamiento pre-partido se llevó a cabo durante entrenamientos y partidos amistosos para familiriarizar a los jugadores y que no hubiera sorpresas en el primer día de competición en el que se aplicaba.

Referencias

Grantham J, Cheung SS, Connes P, Febbraio MA, Gaoua N, González-Alonso J, Hue O, Johnson JM, Maughan RJ, Meeusen R, Nybo L, Racinais S, Shirreffs SM, Dvorak J. Current knowledge on playing football in hot environments. Scand J Med Sci Sports. 2010: 20 Suppl 3:161-7. 

Nielsen B.  Heat Acclimation – Mechanisms of Adaptation to Exercise in the Heat. Int. J. Sports Med. 1998: 154-756

Hosokawa Y, Vanos J. Extreme heat and health at Tokyo-2020: The need for scientific coalition across sectors. Temperature (Austin). 2020: 7(2):111–3.

Racinais S, Daanen HA, Sawka MN, Périard JD. Heat Acclimation: Thermophysiology of Health and Performance. In: Périard JD, Racinais S, eds. Heat Stress in Sport and Exercise: Thermophysiology of Health and Performance. New York, NY: Springer International Publishing; 2019: 159-178.

Artículos Relacionados
Cargando ....