Regístrate gratis y accede todos los artículos y masterclass en vivo

La salud en el deporte

Tomás Fernández Jaén

A diferencia del deporte, la magia es inexistente en la medicina. Pero sí que existen varios aspectos a tener en cuenta que provocarán en ti una mejor recuperación, un menor tiempo de espera… Y en esta Masterclass, nuestro mentor te enseñará la ciencia de la medicina deportiva como nunca antes lo habías visto y te contará aquello que “no está en los libros”.

Tomás Fernández es un reconocido doctor deportivo, con más de 30 años de experiencia, que participó en la primera promoción del MIR en medicina del deporte. El Dr. Fernández Jaén es secretario de la comisión médica de La Liga de Fútbol Profesional de España, jefe médico de la delegación española para los Juegos Paralímpicos y jefe de servicio de Medicina y Traumatología del Deporte de la Clínica CEMTRO, donde actúa, también, como mano derecha del Dr. Guillem, a quien califica de “su maestro”. 

Lesiones musculares y tendinosas 

Al tratar lesiones músculo-tendinosas es preciso entender que tanto músculo como tendón actúan como un sistema único, y conceptos como la rigidez o la elasticidad son diferenciales. Asimismo, la localización exacta de la lesión es de vital importancia, para establecer el pronóstico y el posible tratamiento. El Dr. Fernández Jaén profundiza, durante la Masterclass, en cómo diagnosticar, adecuadamente, este tipo de lesiones y ofrece varios tips: estudiar la causa y las consecuencias de dicha lesión, y hacer caso a las sensaciones del deportista. Es muy importante no cometer errores, pues de hacerlo el índice de recaída es alto.


Estudia la causa y la consecuencia de la lesión, y haz caso a las sensaciones del deportista


En líneas generales, si se trata de una lesión tendinosa, el tiempo de recuperación será de cuatro a seis meses; mientras que, si es una lesión muscular, la recuperación se reduce entre dos a cuatro semanas. Hoy en día, la operación de este tipo de lesiones es poco común, de hecho, la tasa está entre el 3 % y el 4 % entre los deportistas. Durante la sesión, el doctor Tomás Fernández profundiza en las indicaciones fundamentales para operar, que desde un punto de vista general son: la aparición de un hematoma que condicione dolor y la rotura muscular masiva que provoque impotencia funcional. 

Además, advierte de que los antiinflamatorios ralentizan el proceso de recuperación de las lesiones, y en el caso necesario de suministrar algo al deportista, recomienda un analgésico. Por otro lado, el frío ha de utilizarse en las primeras 24 o 48 horas, durante periodos cortos, pues de lo contrario provocará un efecto rebote. A partir del segundo o tercer día, se debe empezar a aplicar termoterapia, es decir, calor en fases cortas


Aplica frío durante 15 minutos varias veces al día en las primeras 24h


Lesiones óseas 

En las lesiones óseas, tal y como explica el doctor durante la Masterclass, es importante entender los conceptos de biomecánica, de sobrecarga y de insuficiencia. El primero de ellos, como explica, diferencia las dos partes del hueso, el hueso esponjoso, diseñado para soportar comprensión; y el hueso cortical, diseñado para resistir a las inclinaciones y rotaciones. El concepto de sobrecarga hace referencia a los sobreesfuerzos; y una lesión de insuficiencia surge cuando, tras un parón, se vuelve a una rutina habitual. 

La historia clínica es fundamental para diferenciar la lesión. Para diagnosticar esta, se puede recurrir a la gammagrafía ósea precoz y tardía, o a una resonancia magnética. 

En caso de que el hueso esté lesionado, se debe evitar que soporte carga, pero no completamente pues podría atrofiarse. El doctor Fernández Jaén, durante la sesión, ahonda en diferentes ejemplos, y concluye que es cuestión de equilibrio, pues no se debe inmovilizar por completo el hueso, pero tampoco debe cargarse en exceso. 


Evita las cargas que producen dolor, pero no descargues completamente el hueso


Lesiones articulares 

En este módulo, hay que diferenciar entre ligamentos y tendones. Los ligamentos son más elásticos, pues tienen que permitir cierta holgura para que la articulación pueda moverse; los tendones, por su parte, tienen que ser más rígidos, para transmitir la fuerza que genera el músculo. El doctor, durante la Masterclass, hace entender que este tipo de lesiones son como una cadena cinética, es decir, si una articulación no funciona, normalmente, lo paga lo que está por debajo. 

Y como en el resto de las lesiones, se diagnostican a través de la historia clínica. El proceso, en el que profundiza el mentor durante la sesión, es el siguiente: saber cuál ha sido el mecanismo de torsión y determinar si se ha tenido impotencia funcional o no. Posteriormente, se han de realizar diferentes pruebas, evacuar el posible derrame, y perfilar el alcance de la lesión. 

El Dr. Fernández, advierte de que hay que tener cuidado con las leyendas urbanas acerca de las lesiones mal curadas, y asegura que en la mayoría de estos casos se debe a diagnósticos deficientes. 


Los esguinces mal curados son causados por un diagnóstico deficiente


Pero, sin duda, como él mismo dice, la lesión más difícil de tratar es aquella que está mal diagnosticada, porque en el deporte, al igual que en la vida, todo tiene solución, salvo aquello que uno no reconoce. Por eso, en este sentido, el rol del médico es importante, y la ciencia, fundamental.

Artículos Relacionados
Cargando ....